Conoce los testimonios

Te invitamos a conocer las historias de algunos niños que atienden las organizaciones sociales.

Hogar Dulce Hogar

Ciudad de México

Vanessa, 3 años

Llegó a Hogar Dulce Hogar cuando tenía 1 mes de nacida, porque su mamá no la podía cuidar. Aquí ha aprendido muchas cosas como caminar, jugar, comer, hablar, tiene muchos amigos y personas que la cuidan y protegen. ¡Es una niña feliz!

Salvador, 8 años

Llevo un año viviendo en Hogar Dulce Hogar, estoy muy contento porque nunca había ido a la escuela, ya voy a pasar a segundo de primaria. Vivir aqui me gusta mucho porque tengo un lugar donde dormir, tengo mi propia ropa, amigos y lo mejor es que puedo vivir con mi hermana.

Marisol Ruíz, psicóloga

Me gusta trabajar aquí porque es una institución honesta, humana y cálida. Donde lo que aporto a las niñas y niños se ve reflejado en todo su desarrollo. Es increíble poder ayudar a mejorar su estado emocional, su autoestima, sanar su historia de vida y acompañarlos en mejorar su calidad de vida.

Casa Hogar Naandi

Guadalajara

Conoce a Naandi

Donde cada acción, lleva a las niñas a vivir con alegría, a sentirse queridas y escuchadas. En Naandi les brindan la oportunidad de vivir en familia y generar lazos con otras familias que las acompañan a lo largo de los años, porque cada momento es valioso en la infancia.

Ivón, hoy tiene 23 años

Naandi me brindó un hogar en el que pude crecer querida y rodeada de tantas personas buenas que me ayudaron e impulsaron. Llegué a Naandi a los 7 años; durante 9 años aprendí que con perseverancia alcanzas tus sueños. Hoy soy odontóloga.

Lidia Vannesa, hoy tiene 29 años

Viví en Naandi 8 años, tiempo en el que recibí herramientas y aprendí valores. Ahí la madre Carmelita me abrigó con amor, como solo una madre puede hacer. En Naandi conocí lo que es una familia y hoy he formado una.

Yolia

Ciudad de México

Devany

A su corta edad tiene plena conciencia sobre la importancia del manejo de sus emociones.

Isabel

Conoce la historia de Isabel que ha empezado a lograr sus sueños a pesar de su historia.

Santiago

Para el pequeño Santiago, Yolia representa un aspecto muy positivo en su vida.

Matraca

Veracruz

Jade

Desde hace 5 años, Matraca me ha apoyado con mis estudios, nos ayuda con cosas que necesitamos, por ejemplo, tuve hepatitis y necesitaba unos estudios que mis papás no podían pagar, Matraca buscó la forma de ayudarnos. Siempre están cuando los necesitamos, los quiero mucho.

Luci

Conoce por qué Matraca le ha cambiado la vida.

Erika Antonio, Coordinadora

Trabajo en Matraca desde hace 6 años, en este tiempo he aprendido a valorar cada cosa de la vida. La sonrisa de un niño puede cambiarte.
De los niños he aprendido el concepto de resiliencia, pues observo que a pesar de la adversidad logran salir adelante y ser mejores.