El llanto es una manera de comunicarse de los hijos, evita algunas reacciones y frases.

10 frases que no debes decir a tu hijo cuando llora

menudo, nuestro ritmo de vida, el cansancio y el estrés nos llevan a decirles a nuestros hijos ciertas frases que no les benefician en nada.

El llanto es una forma de expresión que se utiliza con distintos fines, como manifestar una molestia o la necesidad de satisfacer alguna necesidad básica. Si bien los padres sabemos que esto es así, más de una vez reaccionamos de forma inadecuada con nuestro hijo cuando llora. Incluso, llegamos a decirle ciertas frases que pueden resultar perjudiciales para él.

Más allá del ánimo con el que nos encontremos, las presiones de la vida cotidiana y la sobrecarga de tareas, es importante detenerse a reflexionar sobre lo que les decimos a nuestro pequeño en los momentos de tensión. Por eso, hoy compartiremos un listado de frases que debemos evitar usar cuando llora. ¡No te las pierdas!

Lo que no debemos decir cuando un hijo llora Es necesario tener en cuenta que cuando los niños lloran, siempre existe algún motivo. Y aunque para nosotros sea una tontería o algo insignificante, para ellos puede ser algo muy serio.

Para los bebés pequeños, el llanto es la forma de comunicarse más efectiva. Cuando crecen y disponen de palabras para transmitir sus ideas, el llanto constituye una forma de expresar sus emociones.

Ante el llanto, los padres respondemos de manera automática con un “no llores” o “para de llorar”, pero este tipo de frases pueden ser más perjudiciales de lo que creemos y debemos evitarlas.

Un aspecto fundamental de la crianza de los hijos es validar sus emociones y sentimientos, no reprimírselos. Si necesitan llorar, tienen que hacerlo y nosotros no tenemos que impedírselos o avergonzarlos por eso.

A continuación, compartiremos un listado de frases que nunca debemos decirles a nuestros hijos cuando lloran.

1. ¡Deja de llorar ya de una vez!
Cuando decimos este tipo de frases, reprimimos la expresión de las emociones y la vía de desahogo de nuestros hijos. De esta forma, no validamos sus emociones. Resulta mucho mejor utilizar frases más empáticas, que les sirvan de apoyo en ese momento.

2. Los chicos no lloran
Esta es una frase muy perjudicial e injusta. Con ella transmitimos un mensaje machista, ya que le decimos a nuestro hijo que los varones deben reprimir sus sentimientos y sus emociones. Todos tenemos derecho a llorar cuando lo sentimos, pues el llanto no entiende de géneros. Además, es primordial aprender a expresar las emociones para lograr convertirse en adultos sanos.

3. Llorar es de bebés y tú ya no lo eres
Avergonzar y ridiculizar a un niño no es bueno bajo ninguna circunstancia. Con esta frase remarcamos que llorar es algo de lo que se tiene que avergonzar y, por tanto, reprimir. Hay que dejarle claro que la necesidad de llorar no es por inmadurez ni es algo exclusivo de los bebés.

4. ¿Vas a llorar por eso?
Puede que a veces el motivo del llanto de nuestro hijo nos parezca una tontería, pero aun así debemos entender que su desarrollo emocional es distinto al nuestro. Por esta razón, no debemos decirle al pequeño por qué cosas sí puede llorar y por qué cosas no. No debemos de olvidar que el llanto es una forma de comunicación cuando no hay palabras para lograrlo. Al igual que nos sucede a los adultos, los niños lloran por razones diferentes y sienten de forma distinta.

5. ¡Siempre lloras, no sabes hacer otra cosa!
Si usamos esta frase con frecuencia, acabaremos por reprimir las emociones de nuestros hijos y entenderán que el llanto es algo negativo que tienen que esconder. Así que, si la has utilizado alguna vez, destiérrala de tu vocabulario. Este tipo de frase dañan de forma considerable su autoestima, ya que les remarcan que ellos lloran porque no saben cómo hacer frente a la situación.

6. Mientras llores no te voy a hacer caso
Esta frase genera frustración en los pequeños, ya que al no hacer caso a su llanto logramos que se sientan despreciados por lo que les pasa. Además, hace que no se sientan acompañados ni atendidos y les provoca frustración y enfado. Finalmente, entienden que cuando necesiten llorar, no pueden acudir a nosotros.

7. Como vaya vas a llorar con motivo
Utilizar la amenaza para educar a los niños no es una buena elección. Además de no validar sus emociones, les hacemos sentir miedo. La violencia nunca puede ser utilizada ni admitida por los padres en la educación de sus hijos.

8. Todos te miran
Otra de las frases que más utilizamos los padres, pero que debemos dejar de emplear. Intentar que el niño deje de llorar por vergüenza no hará que se sienta mejor. Además, con esta frase también lo incentivamos a reprimir y a ocultar sus emociones.

9. No exageres
Cuando le decimos a un niño que no exagere, no valoramos sus emociones ni justificamos las situaciones que le han hecho llorar. Así mismo, si le decimos que no es para tanto lo que le pasa, sea lo que sea, no le damos el apoyo ni la compresión que necesita en ese momento. A la larga, cuando algo le suceda, no acudirá a nosotros.

10. Vete a llorar a otra parte, no quiero escucharte
Puede que los padres pensemos que si dejamos de prestarle atención a nuestro niño cuando llora, dejará de hacerlo. Pero en realidad, el mensaje que le llega es que está solo y esto daña el vínculo emocional con sus mayores.

No debemos olvidar que cuando un niño llora es porque se siente enfadado, tristeza o miedo. De esta forma, irnos de su lado no es la mejor opción para desarrollar un apego seguro.

Tal como hemos dicho a lo largo de este artículo, cuando tu hijo llora es porque algo le sucede. Por muy insignificante que te parezca el motivo, tu niño necesita el apoyo y la comprensión de sus padres.

El llanto es la manera de expresar las emociones, cuando las palabras no son suficientes para hacerlo. De esta forma, es importante darles valor a sus emociones y apoyar a nuestro hijo, sin importar las circunstancias.

Si alguna vez has usado alguna de estas frases o todavía lo haces, plantéate eliminarlas de tu repertorio y utilizar otras más positivas y constructivas.