Consejos para congelar y refrigerar la leche materna extraída

Si estás en proceso de dar lactancia a tu bebé, sabrás que la creación de un banco de leche o almacenamiento es fundamental. Para lograrlo, te compartimos algunas pautas útiles para almacenar tu leche materna de manera segura:

Antes de extraerla o bombearla: lava bien las manos y haz lo mismo con todos los recipientes de almacenamiento. Coloca una etiqueta con la fecha de extracción de la leche materna en cada recipiente e incluye el nombre de su hijo si le entregas la leche al personal de una guardería. Hable con el personal de su guardería sobre cómo necesitan que almacene y etiquete la leche materna.

Almacena la leche materna en pequeñas cantidades. Se recomienda de 2 a 4 onzas para evitar que se desperdicie. Cualquier residuo de leche que quede en un biberón después de que su bebé termine con una toma se debe utilizar dentro de las 2 horas o, si se refrigera rápidamente, se puede usar para la siguiente toma. Siempre puede descongelar un recipiente adicional si fuera necesario.

Refrigera la leche inmediatamente después de su extracción. La leche fresca extraída puede estar a temperatura ambiente durante 4 horas (o hasta 6 a 8 horas si se extrajo con mucha limpieza), pero es mejor refrigerarla lo antes posible.

La leche materna se puede colocar al fondo del refrigerador. Es mejor usar la leche materna refrigerada dentro de los 4 días de extraída, pero se puede refrigerar hasta 8 días.

Para calentar la leche materna del refrigerador: coloque el biberón en un recipiente de agua tibia o debajo de un chorro de agua tibia. No es seguro calentar la leche materna en el microondas debido al riesgo de que su bebé se queme con la leche caliente.

Congele la leche materna si no la va a utilizar dentro de las siguientes 24 horas. La leche materna se expande al congelarse; por lo tanto, no llene el recipiente de leche hasta el tope. Nuevamente, almacene la leche al fondo del congelador, no en la puerta.

Para descongelar la leche materna del congelador: guarde el biberón o la bolsa en el refrigerador durante toda la noche, colóquela debajo de un chorro de agua tibia o en un recipiente con agua tibia. Recuerde que no es seguro calentar la leche materna en el microondas.

Una vez que la leche materna esté descongelada: podrá almacenarse en un refrigerador y se debe usar dentro de las siguientes 24 horas.

La regla de 4 Sabemos que el almacenamiento de leche materna puede ser confuso, por lo que hay un método más conservador que puede usar (y recordar fácilmente): ¡4 horas a temperatura ambiente y 4 días en el refrigerador!