Cómo tener un año escolar exitoso

El inicio del nuevo año escolar puede ser un momento estresante para los estudiantes y sus familias, sobre todo si hay cambios como una nueva escuela o tener más de un maestro. Los niños que piensan y aprenden de manera diferente pueden sentirse particularmente ansiosos de no ser capaces de estar al día en sus estudios o no poder integrarse socialmente.

Si su hijo está ansioso o preocupado por la vuelta a la escuela, estas recomendaciones pueden ser de utilidad.

Hable de la transición

Es importante que su hijo sepa que cuenta con usted para resolver sus problemas. Busque un momento de relativa calma. Evite los momentos en que su hijo está enojado o se está preparando para ir a la escuela. Hablar de las cosas que preocupan a su hijo puede ayudarlo a encontrar soluciones.

Ignore los berrinches

La ansiedad puede generar irritabilidad. Si su hijo tiene una pataleta por el regreso a la escuela, trate de mantener la calma y evitar enojarse. Puede que le cueste controlarse en el momento, pero será beneficioso para ambos.

Los berrinches son una conducta para llamar la atención. Lo mejor es ignorarlos y luego elogiar a su hijo cuando lo vea más tranquilo. Después pregúntele cuándo sería un buen momento para hablar sobre lo que pasó.

Anticipe la rutina escolar

Esperar hasta el último minuto para cambiar las rutinas y los horarios puede aumentar la ansiedad en algunos niños. Comience el proceso. temprano.

Practique las rutinas de la mañana y de la noche. Inicie la transición al horario escolar varias semanas antes de que terminen las vacaciones. Eso incluye irse a la cama y despertarse más temprano, y cambiar el horario de las comidas.

Tenga todo listo con antelación. Tenga preparados los útiles escolares unos días antes de que comiencen las clases, y organice la mochila de su hijo. Trate de conseguir el nuevo horario de clases.

Ofrézcale opciones a su hijo. Permita que su hijo escoja la ropa que quiera llevar el primer día de clase. O deje que escoja uno de sus platillos favoritos para la cena de esa noche. Tener opciones les proporciona a los niños una sensación de control y entusiasmo por regresar a la escuela. En el caso de niños más pequeños, usted puede ofrecerle varias opciones y dejarlos que escojan.

Hablar con su hijo y tomar medidas para aliviar sus preocupaciones facilitará la transición del regreso a la escuela. Si estas estrategias no ayudan, esté atento a lo que sucede. Puede anotar sus observaciones en un registro de ansiedad. Sus anotaciones serán de utilidad si decide buscar ayuda en un profesional de la salud.