Cómo afecta el autismo

Cómo compartir con la familia un diagnóstico de autismo

Un diagnóstico de autismo no sólo cambia la vida del niño o niña diagnosticado, sino también la de los miembros de la familia.

Los padres de un niño con autismo tienen que soportar mucho estrés debido a los complicados horarios de la terapia, los tratamientos en el hogar y las responsabilidades laborales y los compromisos familiares. También hay por supuesto un innegable estrés financiero proveniente de las terapias y tratamientos.

Tener un hijo con autismo afecta el impacto en varios aspectos de la vida familiar, incluida la limpieza, las finanzas, la salud emocional y mental de los padres, las relaciones matrimoniales, la salud física de los miembros de la familia, lo que limita la respuesta a las necesidades de otros niños dentro de la familia, pobres relaciones entre hermanos, relaciones con familiares, amigos y vecinos y en actividades recreativas y de ocio

Numerosos estudios que se han hecho sobre este tema evidencian lo que muchas familias ya sabemos: los niños con autismo enfrentan una variedad de desafíos que pueden tener un impacto negativo significativo en el funcionamiento de los padres y la familia y crear un estrés significativo en todos los miembros de la familia. Así, los déficits sociales y de comunicación afectan al total de los miembros de la familia. Emocional y financieramente las familias se agotan.

El TEA evidentemente puede tener un impacto potencial en el niño y en el funcionamiento de toda la familia, incluso a la hora de que los padres de niños con TEA tienen una tasa de divorcio mayor que los padres que no tienen un hijo con una discapacidad del desarrollo.

Los padres de niños autistas pueden experimentar lo siguiente:

  • Vergüenza por el comportamiento de sus hijos en público.
  • Sentirse socialmente aislado.
  • Frustración por la diferencia entre la experiencia parental que están teniendo y la que habían imaginado.
  • La culpa de pensar que pueden ser responsables de los desafíos de sus hijos./li>
  • La desesperación debido a la naturaleza incurable del trastorno.
  • El resentimiento de su hijo y la culpa debido al resentimiento.
  • Ira hacia ellos mismos, médicos y cónyuge.
  • Alivio porque hay un nombre para los desafíos de sus hijos.
  • Sensación de agobio.
  • Impacto entre hermanos

Tener un hermano o hermana con un TEA altera los eventos normativos del ciclo de vida. Un niño con autismo también influye en sus hermanos neurotípicos. Los hermanos sufren muchas de las tensiones que enfrentan los otros miembros de la familia (sentimientos de vergüenza, conflictos o incluso agresión producida por su hermano / hermana con autismo cuando intentan interactuar con ellos durante el juego…) Además, es posible que los padres no puedan brindarles un apoyo total, ya que se sienten abrumados al satisfacer las necesidades y demandas de su hijo autista.

En las familias que tienen hijos con TEA, así como hermanos que generalmente se desarrollan, puede ser una forma más intensa de rivalidad entre hermanos. Visto la necesidad del niño autista de más atención y tiempo puede hacer que los hermanos se sientan excluidos y resentidos, en algunos casos con altos niveles de soledad provocados por la falta de apoyo social de los amigos.