Cómo manejar los berrinches

Es normal que los niños entre 1 y 3 años de edad hagan berrinches, sin embargo, dependiendo de cómo los manejes puedes favorecer la presencia de comportamientos desafiantes o, por el contrario, promover la independencia, autoestima y manejo de emociones en el niño.

Cuando los niños son pequeños aún no saben cómo regular y expresar adecuadamente sus emociones; éstas surgen de manera espontánea sin que intervengan decisiones conscientes, lo que provoca que pierdan el dominio que tienen sobre sí mismos, que les cueste trabajo pensar antes de actuar, prever las consecuencias de su conducta y se les dificulte actuar de acuerdo a las normas establecidas 2.

Generalmente los niños lloran, gritan o hacen berrinches cuando enfrentan situaciones en las que se sienten frustrados, enojados, con miedo, angustia o como una respuesta a su deseo de ser más independientes.

Algunas situaciones que dan pauta para que estos comportamientos se presenten en el niño son:

  • Fatiga, hambre, incomodidad y sobre estimulación
  • Cambios en la rutina
  • Falta de atención
  • Dificultad para expresar lo que siente o necesita con palabras
  • Falta de comprensión sobre lo que quiere expresar
  • Falta de desarrollo de habilidades para hacer u obtener algo por sus propios medios o para resolver un problema por sí solo
  • Deseo de hacer algo.
  • Aprendizaje de modelos por parte de sus cuidadores

Quizá te preguntes por qué los niños no hacen berrinches con todos: los niños se sienten más seguros mostrando sus sentimientos con personas conocidas en las que confían, por lo que no tienden a hacer berrinches con personas extrañas.