Mi bebé llora demasiado, ¿qué hago?

Todos los bebés lloran. Ya desde antes de que nazca tu bebé, los padres que conoces, amigos y familiares, te advierten sobre las noches sin dormir que pasarás. Pero la realidad se vive hasta que el pequeñito o pequeñita llega a casa.

Aunque parezca que nunca se acaba el llanto de nuestro bebé, hay que aprender a descifrarlo para poder actuar y lograr tranquilizar a nuestro hijo. A continuación, te damos algunos consejos que te ayudarán a contener sus lágrimas.

  • Durante los primeros días de nacido, te resultará más difícil saber con exactitud el motivo de su llanto, por lo que es recomendable que atiendas su llamado de inmediato.
  • Ármate de paciencia y no pierdas la calma. Es de gran ayuda si piensas que se trata de una etapa que pronto pasará, nada es para siempre.
  • A veces los bebés lloran por situaciones que no consideramos, lo más lógico es pensar si tiene hambre, sueño, frío, calor o si el pañal está sucio, pero si ya verificaste que el motivo no es por ninguno de los anteriores, busca otras opciones.
  • Tu pequeño puede sufrir de cólicos, estos se producen porque su sistema digestivo aún está en desarrollo y si no expulsa bien el aire luego de comer, el dolor en la barriguita es insoportable. Acércate a tu pediatra para que te recomiende medicamentos o una nueva alimentación para tu bebé.
  • Túrnate con tu pareja para el cuidado del bebé o pide ayuda a un familiar, en especial si tiene episodios de llanto incontrolable, tal vez a tu pequeño le siente bien estar en brazos de alguien más y a ti te ofrecerá tener un espacio para relajarte.