Qué es y para qué sirve el test de Apgar

El test de Apgar es una primera valoración que se le hace al bebé al nacer, desde 1952, una anestesista obstétrica de Estados Unidos, la doctora Virginia Apgar, comenzó a aplicar un método para conocer la adaptación y vitalidad, de los recién nacidos, al cambiar del vientre materno al exterior, de esta manera se establece si hay necesidad o no de cuidados médicos inmediatos.

Gracias al test de la Doctora Apgar, muchos bebés han salvado la vida al poder detectarse de manera prematura cualquier problema que, de no verse, podría ser fatal unos minutos u horas después del parto.

Es rápida, porque si hay algún problema hay que actuar cuanto antes y poco molesta, porque si todo es normal no hace falta hacer sentir mal al bebé en un momento de valoración.

El test de Apgar se hace en dos ocasiones, para ver la evolución del bebé: al minuto de nacer y, después, a los cinco minutos. Es una escala con la que se observa el ritmo cardíaco, la respiración, el tono muscular, los reflejos y el color del bebé.

El test se divide en 5 secciones o preguntas que puntúan del 0 al 2. Una vez realizado se suman los puntos, que en la mayoría de las ocasiones es de 8 a 10 puntos en el primer minuto de vida. En caso de que, en ese momento, al minuto, el Apgar sea de 5 a 7, es posible que se deba a problemas de aporte de oxígeno durante el parto y entonces los profesionales le aplicarán una fuente cercana de oxígeno y probablemente lo sequen con una toalla de manera relativamente vigorosa con el fin de motivar al bebé a respirar más fuerte. Con ambas intervenciones la puntuación debería ser de 8 a 10 a los 5 minutos.

Esta prueba puede ser determinante para la salud y permite actuar durante los primeros 5 minutos y así salvar la vida de los bebés.